Como convencer a tu entrevistador

Este es el punto crucial, el tener de tu lado al entrevistador es entre otros aspectos lo más importante de lograr, puedes ser un profesional con excelente formación, amplia experiencia laboral, tener un buen curriculum y aun así fallar en la entrevista por no sabe dominarla o no estar a tono con tu entrevistador. Solo con cinco minutos conversando con un candidato podrán suspender la entrevista y quedar excluido del proceso, por todo esto te vamos a mostrar las pautas a seguir para tener a esta persona de tu lado.
Debes de estar consciente que este proceso afecta en su mayoría a los candidatos, así que es algo natural sentir inseguridad al momento de interactuar y más aún si es un completo extraño, por eso cada entrevista es distinta, te harán preguntas diferentes y esta persona tendrá actitudes distintas, es difícil adelantarnos o estimar como sería el proceso ya que varía con cada empresa.
Principalmente debes de estar muy atento y cuidadoso con tu lenguaje corporal, es algo que se percibe de forma inmediata ya sea consciente o inconscientemente por parte de tu entrevistador, el podrá detectar tu nivel de ansiedad y esto pudiera traerte consecuencias. Debes de estar preparado a las preguntas que te hará y pudieras toparte con una entrevista donde exista más de una persona evaluándote, cada una te hará preguntas y tendrán opiniones distintas.
Debes de cambiar tu perspectiva de vida, el hecho de que exista una situación laboral difícil en el país no significa que debas conformarte con poco, esa mentalidad esta fuera de rango, es sobrevalorarnos. Aprende a afrontar las situaciones de forma distinta, cambia tus paradigmas, inténtalo de otra forma y se muy atento al ambiente que te rodea.

La entrevista comienza al momento en que te informan que has sido seleccionado.

Deberás tomarte el tiempo que tengas disponible para preparar tus respuestas y todos los detalles que acarrea. Entre más preparado estés más control tendrás sobre la situación, esto es clave para superar la entrevista. Debes de recopilar toda la información posible acerca de la empresa y si es posible hasta los datos de la persona que te hará la entrevista, con esto podrás plantearte ciertas preguntas que pudieran realizarte y tener una respuesta premeditada, estos conocimientos te darán seguridad al momento de tener la entrevista de forma personal.
Debes de ser minucioso con tus detalles, el entrevistador puede ser nuevo en la actividad o bien ser un experto captador de potencial, si es así, prepárate, porque estará más que atento a tu tono de voz, tus movimientos corporales, las respuestas que des tanto en dicción como en coherencia, tu vestimenta, tus modales, la educación que muestres, tus gestos y ademanes, en general te hará un escaneo profundo de tu ser, por esto es tan importante que seas detallista y por sobre todo ensayes hasta sentirte seguro.
Comúnmente suele suceder, que desconoces cuanto te ofrecerán si quedas en el puesto, por esto debes de tener claro tu valor, este irá de la mano con tu formación y experiencia laboral. Pudieras tener dos escenarios, un buen sueldo o un mal sueldo, de ti dependerá cambiar la mentalidad de tu entrevistador o contratante para mostrarle los beneficios que aportarás y porque el sueldo no se ajusta a los cambios o actividades que harás en la empresa.
La actitud hacia la vida, el trabajo y los retos marcará pauta en la entrevista, ninguna empresa necesita un personal problemático o demasiado introvertido, una persona que no sea capaz de trabajar en equipo o no pueda congeniar con sus compañeros de oficina. Debes de mostrarte motivado a trabajar, a cooperar y a llevar el desarrollo próspero de la empresa, esta motivación la va a percibir tu entrevistador instantáneamente, pero no confundas la motivación con el desespero de obtener un trabajo de inmediato, estamos hablando de un tema totalmente distinto, la motivación te impulsa, te hace ser mejor y te involucra con la empresa.

El verdadero secreto de una entrevista exitosa es practicar, las veces que sean necesarias.

Utiliza toda tu imaginación para proyectarte a través del tiempo y visualizar ese momento cara a cara donde se debatirá si eres o no el indicado para optar a ese puesto, debes de estar seguro de ti mismo para poder transmitir esa confianza, puedes utilizar colores como el azul en sus diversos tonos, se ha demostrado que este color de alguna forma genera tranquilidad y confianza, evita combinar colores fuertes o utilizar un estampado demasiado llamativo, así como vestuarios donde muestres demasiada piel, hay que ser conservadores y no caer en lo extravagante.
Ten presente tu lenguaje corporal, no te cruces de piernas ni de brazos ya que le indicarás al entrevistador que no estas cómodo o puede asumir que en algún momento de la conversación estas mintiendo, nada favorable, así que mantén tus manos frente a ti con tus hombros relajados, al dirigirte al encargado de la entrevista realiza gestos con tus palmas hacia arriba, esto es señal de honestidad, evita tocar tu rostro al hablar, míralo a los ojos cuando te dirijas a él y tómalo con calma, no atropelles las palabras ni te quedes sin aliento, se explícito con lo necesario y resume aquellos aspectos que consideres que no son relevantes.