Reglas para superar una entrevista de trabajo

Al momento de superar la captación para dar inicio a la segunda fase siendo la entrevista de trabajo, nace un momento crucial, de esta entrevista dependerá que te contacten nuevamente para seguir con otra entrevista si es necesario, captarte inmediatamente o descartarte como postulante.

En estas reglas encontraras la clave del éxito para ser parte de una empresa, debes de internalizarlas y ponerlas en práctica:
1. Investigaciones previas: debes de conocer lo más a fondo que puedas la empresa que te va a entrevistar, datos importantes que te ayuden a tener respuestas asertivas a la hora de conversar con el reclutador, puedes asesorarte sobre los ingresos que ha tenido el último año, los beneficios que ofrecen, cuando se fundó, cuál es su nómina de empleados, todo lo que te ilustre en este tema será importante. Luego debes enfocarte en identificar que busca la empresa en ese candidato, cual es el perfil exacto que buscan y si es posible conoce cuanto ganaba la persona que estaba en ese cargo y porque desertó. Debes de preparar todo esto antes de la entrevista, con tiempo suficiente para asimilar toda la información y así podrás responder a todas las preguntas y evaluarás si en realidad este trabajo te conviene, si te beneficia o por el contrario tiene aspectos negativos que no serán buena influencia en tu desarrollo laboral.
2. Evalúa las preguntas a realizar: luego de tener todos los datos posibles de la empresa y el cargo postulado, debes de generar las preguntas correctas al entrevistador, no solo para demostrar tu interés en la empresa sino para decidir si te conviene o no ser parte de ella. Esto te permitirá destacar entre los demás ya que no solo ellos te evalúan a ti sino que tú también tienes la potestad de descartarlos.
3. Practica tu entrevista con anticipación: con los nervios y la presión de pasar la prueba podemos llegar a traicionarnos inconscientemente, por esto debes de practicar hasta que se note de forma natural que dominas el tema, prevé las preguntas que pudieran realizarte para no quedarte paralizado o dar una respuesta errada que te deje fuera del juego, toma esta herramienta muy en serio, los nervios pueden sabotear toda la experiencia que tienes, aun siendo el candidato más fuerte, puedes quedar fuera solo por no practicar.
4. Relee tu curriculum: recuerda que has creado varios curriculum para distintos puestos, por esto debes de volver a leer el que has facilitado para la entrevista, el dejarlo pasar es un error que te puede costar todos los esfuerzos hechos hasta ahora. Con este repaso podrás tener en fresco tu trayectoria profesional, los años en que culminaste los trabajos anteriores, tus estudios universitarios, cursos o talleres que has realizado y así evaluar posibles preguntas como ¿Por qué finalizo tu última relación laboral?, es vital que tengas presente la respuesta inmediatamente, ya que con ella medirán tu posible desenvolvimiento a raíz de la razón que des.
5. Se detallista: evalúa con detalle tu entorno y la persona que te va a entrevistar, trata de adoptar su lenguaje corporal, si ves que se cruza de brazos trata de ir por otro lado ya que lo que sale de tu boca no concuerda con lo que busca, si en cambio su mano toca su mandíbula o tiene sus manos tocando las puntas de los dedos continua que vas por buen camino, tiene toda la atención de esta persona y le gusta lo que estás diciendo. Escucha con mucha atención y no interrumpas a quien te entrevista, espera pacientemente tu turno para dar tu opinión o responder a la pregunta realizada.
6. Se educado: las normas de etiqueta están vigentes en cada aspecto de tu vida y son parte importante al momento de elegirte como candidato potencial, mira siempre a los ojos sin ser evasivo, siéntate derecho, no cruces las piernas y mantén una posición relajada pero elegante. Puedes practicarlo, sé que no es fácil con el nervio que produce lo incierto, cuando saludes con un apretón de manos, sonríe y mira directamente a los ojos de esta persona, esto le indicara que eres seguro de ti mismo, no tienes nada que esconder y eres amigable.
Todas estas reglas son esenciales para ganarle la batalla a la entrevista.

La práctica hace al maestro.

No peques de confiado y ensaya con paciencia, siendo minucioso en los detalles, proyecta ese día como si estuviera ocurriendo ahora mismo justo frente a ti.
Debes de tener en cuenta tu vestuario, debe de ser acorde al ambiente donde te encontrarás sin caer en lo estrafalario, es recomendable en el caso del hombre, tener un corte adecuado, algunas empresas desestiman candidaturas por tener un cabello más largo de lo esperado. Debes ir aseado, correctamente vestido, perfumado y en el caso de la mujer no debe de abusar del maquillaje, tiene que ser lo más ejecutivo posible. Es un punto a tu favor imitar a tu entrevistador sin que este lo perciba, esto psicológicamente lo adapta y se colocan ambos en un ambiente de igualdad, por lo tanto podrá sentir una afinidad inconsciente. No te cruces ni de piernas ni de brazos, esto es un indicador de incomodidad de tu parte, por lo tanto se cuidadoso con tus acciones y por sobre todo con tus gestos.
Al finalizar la entrevista, levántate de tu silla y ofrécele tu mejor sonrisa mirando siempre a los ojos, ofrécele un apretón de manos y dale las gracias por su tiempo, puedes terminar con una frase que recuerde, por ejemplo; espero ser parte de su equipo, espero poder colaborar con los proyectos planteados, entre otros, así esta persona podrá ver tu interés sin mostrar una necesidad o estar desesperados por ser captados.