Técnicas para vencer el miedo – PARTE I –

Existen dos tipos de miedos, el que te impulsa y el que te detiene.

Muchas personas pueden recibir propuestas de trabajo de forma concurrida sin tener éxito, esto definitivamente es el resultado de su desenvolvimiento, lo limita a no superar esta fase, a pesar de ser buen profesional, con una formación y experiencia apta para el perfil, pero su miedo lo lleva a tomar malas decisiones al momento de venderse ante el entrevistador.

El miedo a fallar, a no ser lo que buscan, nos llevan a tomar actitudes o escoger palabras que nos lleven directo al descarte.

Si nos cambiamos al lado de la empresa, podemos visualizar como nos gustaría este candidato, no contratarías a alguien que este demasiado nervioso o se muestre incapaz de controlar una situación bajo presión, a pesar de que el miedo en la entrevista es algo normal en todos. Por esta razón superar tus miedos, dejar de paralizarte o escoger mal tus palabras y gestos es fundamental para ser escogido por una empresa.

Este problema no solo lo tiene usted, sino el 90% de las personas a nivel mundial, tenga o no experiencia, sea joven o adulto, hombre o mujer, con formación o sin ella, inclusive aquellos que estén acostumbrados a ser entrevistados no necesariamente han superado el miedo, en cada persona varía este sentimiento, hay quienes pueden disimularlo muy bien a diferencia de otros que terminan en un baño de sudor, transpirando incluso antes de ser entrevistados.

Todos nuestros miedos nacen desde lo profundo de nuestra psiquis.

No necesitamos tener nuestra vida en riesgo para desatar un disparo de adrenalina, puede ser dar un discurso frente a otras personas, conocer un sitio nuevo, ir a cenar solos puede ser una tarea bastante difícil para algunos, pedir un aumento de sueldo o acudir a una entrevista de trabajo, el miedo que se esconde tras fondo es el no gustar, no sentirnos lo suficientemente buenos y esto lo perciben los demás de forma instantánea.

Si evalúas la situación desde otra perspectiva, pudieras darte cuenta que en ocasiones, no ser aceptado en una empresa resulta ser algo más positivo que negativo y el hecho de ser captado no significa que has entrado en un medio donde puedas desarrollarte de forma profesional y personal, así que debes de entender que la entrevista no solo es para evaluarte, sino para que tú los evalúes a ellos e identificar si verdaderamente es el trabajo que buscas o si en realidad no te conviene.

Considera que el hecho de ser descartado no implica que algo este mal contigo o con tu formación profesional.

El fracaso es dejar por sentado que no es lo tuyo, por ser rechazado en una entrevista, estamos hablando de dos cosas diferentes, evita caer en la depresión, llenando tu mente de ideas equivocadas de ti mismo, ten seguridad de quien eres y de lo que quieres para decidir que buscas y que te conviene tener en tu vida, el único sitio donde existe la derrota, es en tu mente al lado del miedo.

Tener una actitud asertiva y optimista te ayudara a dejar de enfocarte en los rechazos laborales que has tenido, entiende que en la elección de un candidato se debate un perfil único, no significa que no estés apto, en algunos casos puede ser que tu perfil esté por encima de lo que buscan, concéntrate en tu objetivo principal, conseguir que te contraten, luego puedes recibir un sí o un no, tendrás que seguir intentándolo una vez más con seguridad en ti mismo y retándote a hacerlo mejor la próxima vez.